Pastoral de la Vocación

Claves para descubrir la vocación

Este artículo está escrito por Alberto Castro

Sucede a menudo que el vínculo que propiciamos entre los fieles laicos y las vocaciones sacerdotales, religiosas y/o consagradas están mediadas por la sola colaboración económica. Aunque ésta es realmente necesaria, sin saberlo, vamos convirtiendo a la Iglesia en una institución de funcionarios. Comenzamos a olvidar que ser Iglesia “se trata de realizar el sueño de Dios, el gran proyecto de la fraternidad que Jesús tenía en el corazón cuando suplicó al Padre: «Que todos sean uno», como lo ha recordado el Papa Francisco en su mensaje para esta Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones. Conviene tener en cuenta algunas claves para descubrir la vocación.

Un trabajo conjunto

La Iglesia española ha venido realizando un trabajo desde la pastoral de conjunto con su Comisión Episcopal para el Clero y Seminarios, la Conferencia Española de Religiosos, Obras Misionales Pontificas y la Conferencia Española de Institutos Seculares. Unidos como ellos mismo los han de expresados “para dar voz a personas, que con su “sí” al Señor en diversos caminos vocacionales han dejado huella en otros”.

Esta nota específicamente nos comparte algunas claves para descubrir la vocación de José María Calderón, el director de las OMP que se pueden sintetizar en: testimonio y cercanía. Calderón habla de que muchas veces la inquietud llega al interior del joven porque quiere ser como ese misionero o misionera que ha visto; o después de estar sirviendo y ayudando cerca de los religiosos o religiosas o sacerdotes surge también el deseo de dedicar su vida a aquella experiencia de cercanía que ha tenido. 

Claves a tener en cuenta

Ambas claves deben resonar en nuestros estilos y forma de vivir la propia vocación. ¡El otro me está viendo! ¡Al otro le hace bien mi cercanía y compañía! No debemos olvidar, como agentes de la pastoral vocacional, que la propia vida, sencilla, comprometida, entregada, es uno de los instrumentos de los que se vale de Dios para llamar a otros. Y que, como dice el lema de la campaña española, cada día bien vivido vocacionalmente es una huella que otro vocacionado, algún día, también recorrerá. 

Puedes leer aquí la noticia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Share This