Pastoral de la Vocación

Este artículo está escrito por Juan Antonio Moya

El mundo de las relaciones es vital para todo ser humano. Pero lo es de manera especial para aquellos que se encuentran en un camino de formación para ser anunciadores del Evangelio, testigos de la Palabra. Sobra decir la importancia que las relaciones tienen en el seno de una comunidad de vida, bien sea una comunidad formativa o bien sea estable. En uno y otro caso se hace necesario que todos sean capaces de establecer relaciones sanas y adecuadas con los demás, para lo que se hace imprescindible una buena comunicación verbal y no verbal.

Una sana pedagogía formativa debe prestar atención a la experiencia y a las dinámicas de grupo, en las cuales el seminarista participa. La vida comunitaria, durante los años de la formación inicial debe incidir en cada individuo, purificando sus intenciones y transformando su conducta en una gradual conformación con Cristo. En la vida diaria, la formación se realiza mediante las relaciones interpersonales, los momentos para compartir y de interpelación, que contribuyen al desarrollo del “humus humano”, sobre el cual, concretamente, madura una vocación.

El don de la vocación presbiteral, 50

Favorecer las relaciones…

Cuidar la comunicación, tanto verbal como no verbal, favorece una relación más fluida con los demás, especialmente con los que convivimos diariamente. Pero no se trata solamente de saber expresarnos correctamente, sino también de saber acoger e identificar lo que la otra persona quiere comunicarnos. Prestar atención al proceso comunicativo ayuda a generar una relación más fluida y agradable, lo que permite una convivencia más sana.

… y la misión

En el mismo orden de la misión que después se encargue a cada uno, no dudamos que esta puede ser una herramienta de suma importancia para ser servidores del mensaje de Jesús. En un mundo, además, en el que los medios de comunicación juegan un papel crucial, siempre es útil recordar que necesitamos ser verdaderos comunicadores para que el contenido del Evangelio llegue a todos de una manera adecuada.

Estos, si se utilizan bien, constituyen un instrumento de evangelización providencial, puesto que pueden no sólo llegar a una gran cantidad de fieles y de alejados, sino también influir profundamente en su mentalidad y su modo de actuar.

Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, 95

Ofrecemos un interesante material para trabajar con chicos y chicas que han empezado su camino de formación en un seminario, noviciado o aspirantado. Presenta las características de la comunicación verbal y no verbal. Esperamos que sea de utilidad.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Share This