Pastoral de la Vocación

«Las cosas de la vida». Música y vocación

Categorías Sembrar
Este artículo está escrito por Daniel Galindo

¡Las cosas de la vida! Casi todo lo que nos sucede en el día a día, más allá de las sorpresas, es normal, esperable. Hoy vamos a hablar de una de ellas: los conflictos con las otras personas y el perdón. Como veremos, son cosas que enfrentamos todos los días. Y la actitud ante ellos puede ser muy dispar. Nos vamos a servir de una canción de 2014, con el título Las cosas de la vida, interpretada por Carlos Vives, artista mexicano y uno de los más reconocidos a nivel internacional en el mundo hispanohablante.

Puedes escuchar la canción aquí.

«Las cosas de la vida», Carlos Vives

Ahora que han pasado algunos años
y otros labios no cambiaron
el sabor de tu partida,
sabes que no quise hacerte daño.
Y no sabes que te extraño
y otras cosas de mi vida.

Que no sabes cuánto te lloré,
que morí mil veces cada vez,
que pagué con llanto tus heridas.
Y que sepas que no te olvidé,
que otra vez te voy a conocer
que a quererte más que en la otra vida.

Porque, cuando ama un corazón,
no hay paciencia ni razón,
no hay verdades escondidas.
Así son las cosas del amor;
no se engaña a un corazón
con amores de mentira.
Así fue, como ves no te olvidé.
Hoy nos vemos otra vez,
son las cosas de la vida.

Ahora que estás de nuevo a mi lado
ya las aguas se calmaron
y escribimos punto aparte.
Quiero que me mires a los ojos,
porque tiene mi silencio
tantas cosas que contarte.

Que no sabes cuánto te lloré,
que morí mil veces cada vez,
que pagué con llanto tus heridas.
Y que sepas que no te olvidé,
que otra vez te voy a conocer
que a quererte más que en la otra vida.

Porque, cuando ama un corazón,
no hay paciencia ni razón,
no hay verdades escondidas.
Así son las cosas del amor;
no se engaña a un corazón
con amores de mentira.
Así fue, como ves no te olvidé.
Hoy nos vemos otra vez,
son las cosas de la vida. (x2)

Te dejamos aquí la letra de la canción para que puedas entregarla a los participantes.

Si ya habéis escuchado la canción, podemos iniciar una conversación siguiendo esta hoja de ruta. 

¿Qué dice esta canción? 

  • ¿Qué sentimientos te deja esta canción? La canción sin duda tiene ritmo, es alegre, ¿pero la letra? ¿Qué sensaciones crea en ti tras una primera escucha?
  • ¿Imaginas qué historia ha vivido quien interpreta esta canción?

Comenzando a sumergirnos… 

Si nos vamos deteniendo en la letra, poco a poco comenzamos a intuir que en el pasado hubo una historia de desamor con heridas, pero parece que el amor ha superado ese bache y ahora surge una nueva oportunidad. 

  • ¿A qué crees que se refiere el título Las cosas de la vida? ¿Es posible que tenga que ver con que el conflicto, las heridas y el enfrentarse a ellas son precisamente cosas de la vida, cotidianas, que todos enfrentamos alguna vez?
  • Intenta explicar la profundidad de estos versos: Quiero que me mires a los ojos, porque tiene mi silencio tantas cosas que contarte
  • Cuando hay una herida, ¿es posible perdonar? ¿Cómo?

El mayor regalo 

La palabra perdón tiene dos propuestas etimológicas muy similares: la primera, que viene del latín (per donare) y significa para darregalar; la segunda propuesta afirma que el prefijo per- es un acortamiento del griego hiper- (que significa grande, enorme), y por tanto tendríamos hiper-don, es decir, un gran regalo. En cualquier caso, ambas coinciden en que el perdón es una forma de dar algo a alguien. Hoy entendemos que eso que damos es una segunda oportunidad, dejar de lado el rencor, etc. Alguien te hiere, te ofende, y tú le haces un regalo.

  • ¿Te parece que tiene algún tipo de lógica tiene entonces el perdón?
  • ¿Se relaciona de alguna manera el perdón con tu vocación?

Pues, por raro que parezca y por difícil que sea para las personas, esta es la lógica de Dios. El rostro de Dios es la misericordia y así lo mostró al enviar a su Hijo Jesucristo. 

Quizás alguna vez has pensado que no puedes llevar a cabo tu vocación porque te sientes culpable, has cometido errores, sabes cómo eres… Pero Dios ya contaba con nuestra debilidad. Su amor es más grande que nuestras faltas; como dice San Pablo: donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia. El perdón de Dios es incansable e infinito.

El amor supera «las cosas de la vida»

A medida que uno descubre su vocación se encuentra con la belleza del amor de Dios, que todo lo perdona. En él descubrimos que nos llama pasando por alto nuestros errores. Esta forma de actuar de Dios nos lleva a pensar que todo cristiano debe convertirse en embajador de este perdón. Este gran regalo, este hiper-don, es una necesidad permanente en el mundo.

  • ¿Alguna vez has pensado cuántas personas sufren porque piensan que ya no hay nada que hacer con ellas?
  • ¿Te has parado a pensar que, sin el regalo del perdón, muchos tienen una existencia gris y angustiada?
  • ¿Crees que Dios puede enviarte a ti para ser testigo de ese amor, de esa misericordia?

Hoy es necesario que cada uno, descubriendo personalmente la vida que Dios le propone, se convierta en agente del perdón. El mensaje es sencillo: hay un amor, el de Dios, que es capaz de superar «las cosas de la vida», las heridas que nos traen las personas, los acontecimientos, nosotros mismos…

Descubrir la vocación es saber enviado al mundo para ofrecer un amor nuevo, que no pide cuentas, que no recalca lo antiguo, que no hurga en las heridas… Dios sigue contando contigo para esa hermosa tarea. ¡Cuánto cambiaría la vida de cada persona si descubrieran que hay un corazón que se interesa por ellos!

La alegría del perdón.

Pedro, uno de los apóstoles de Jesús y de sus amigos más íntimos traicionó a Jesús y negó conocerlo hasta tres veces. Pero una vez resucitado Jesús, él se sintió perdonado y pudo cumplir con la vocación evangelizadora que le fue otorgada.

Rezamos juntos esta oración:

Señor, gracias por tu perdón.
Ayúdame a sentir en lo más profundo tu amor,
que me ayude a decir «sí» sin reparos,
seguro de que Tú eres quien abre el camino
y me dona la Paz.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Share This