Pastoral de la Vocación

Experiencia monástica en Silos

Este artículo está escrito por Diego Hernández

Dentro del prólogo de la Regla de San Benito dice así:

A ti pues, se dirigen estas mis palabras, quién quiera que seas, si es que te has decidido a renunciar a tus propias voluntades y esgrimes las potentísimas y gloriosas armas de la obediencia para servir al verdadero rey, Cristo el Señor”.

Regla de San Benito, Prólogo, 3

Esto nos hace repensar sobre lo actual que sigue siendo la vida monacal como camino y respuesta a la llamada vocacional. También sobre lo poco que conocemos de ella y que la estimamos dentro la riqueza vocacional eclesial.

Una experiencia monástica para el discernimiento

La Abadía de Silos en España ha lanzado una nueva propuesta de promoción y acompañamiento vocacional llamada Experiencia Monástica. Consiste en un retiro de discernimiento para hombres de 18 a 45 años. Como elemento a recalcar, a lo largo de los días de retiro se abordan, por medio de conferencias, los pilares fundamentales de la vida monástica. La Lectio Divina, la Eucaristía y los momentos de compartir en comunidad, además de la vida compartida junto a los monjes forman parte de la experiencia.

Nótese la importancia en esta iniciativa de una propuesta transparente y consolidada. Los interesados saben a lo que van y qué van a vivir. Esto nos deja intuir una premisa fundamental cuando se hace promoción vocacional. A menudo nos dejamos llenar de miedos de que el estilo de vida parezca “aburrido”, “poco atrayente para las generaciones actuales”, incluso “desfasado de la realidad”. Pero estos monjes son un claro ejemplo de que es la misma vida lo que comparten. Las mismas actividades cotidianas son un espacio privilegiado para discernir si llama o no el Señor a esta vocación.  

El acompañamiento

Dentro de la experiencia monástica tendrán acompañamiento espiritual y encuentros. La razón principal del retiro es orientar y ayudar para que se conozca la vida monástica y descubrir si hay o no signos para iniciar un proceso más serio de acompañamiento vocacional. Tomemos, pues, estos dos elementos fundamentales del acampamiento vocacional para nuestras pastorales vocacionales: ofecer siempre propuesta transparente de las vocaciones y propiciar encuentros-diálogos con quienes viven dicha vocación. 

Puedes leer aquí la propuesta de los monjes de Silos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la política de privacidad y los términos de servicio de Google.

Share This